Por: Jorge Domínguez Xala

Isla, Ver.- La necesidad y la dependencia total de la agricultura y el comercio, originan que el municipio de Isla no se detenga ante la pandemia del Coronavirus. El sector productivo sale todos los días desde muy temprano hacia sus áreas de trabajo. La economía de este lugar no se ha visto mermada.

 

Isla es uno de los municipios de la entidad veracruzana en la que por parte de la Secretaría de Salud no se han reportado casos sospechosos ni confirmados de COVID-19, hasta el momento. La colaboración de los habitantes al seguir las recomendaciones del sistema de salud ha contribuido en mucho. A esto, se le suman las acciones de sanitización y desinfección que emprendió desde el inicio de la cuarentena la administración que dirige Fernando Molina Landa.

 

Los comerciantes y agricultores manifiestan que siguiendo las recomendaciones en sus áreas de trabajo evitarán contagios, pero que no se pueden detener, porque de ellos no sólo dependen sus familias, pues también están en juego las familias de sus empleados. Por ello, es que los servicios están estrictamente enfocados al área local para no tener contacto con personas de otros lugares.

 

Aproximadamente 100 empleos son los que han tomado receso, y estos, dependían de los bares y cantinas, mismos que han sido cerrados por ser catalogados como servicios innecesarios. El municipio es de los menos afectados en el tema laboral por lo que el circulante económico se ha mantenido gracias a su gente trabajadora que teme a enfermarse, pero que buscan los mecanismos para seguir generando ingresos y llevar el sustento familiar.

 

Como una forma de contribuir a la economía de las familias afectadas y que éstas tengan gastos menores, el Ayuntamiento y el DIF que representa Guadalupe Sosa de Molina, han entregado paquetes alimentarios a las familias del municipio Isleño. Las visitas se han efectuado casa por casa para evitar las aglomeraciones.